Open Garden: Comparte tu conexión de internet con tablets, PC y teléfonos

Como os anunciamos Open Garden, hemos encontrado esta magnifica aplicación para compartir nuestra conexión de internet con teléfonos, tablets, PC, para mejorar nuestra conectividad. 

Podemos compartir nuestra conexión entre los dispositivos que estén a nuestro alrededor, creando un hotspot o punto de acceso a Internet con diseño de una malla de red. Además, sirve para extender el rango de acceso de redes existentes, con un simple enlace entre dispositivos existentes, por ejemplo, llegando hasta el fondo del piso sin usar otro router o repetidor.

Esta aplicación funciona con smartphones con Android. En el caso, que el proveedor de internet bloquee la aplicación, habría que descargar el archivo .apk e instalarlo manualmente desde el sitio web del desarrollador.

También, es posible descargar la versión para ordenadores, con sistema operativo Windows o iOS. Y no será necesario un router para distribuir la señal con los dispositivos cercanos, sino que se utilizarán las distintas redes existentes, wifi directo o bluetooth.

Cuidado el wi-fi es perjudicial para la salud

Hoy nos levantábamos con esta noticia, por lo que hemos decidido vivir sin Internet. Bueno quizá no es necesario exagerar tanto. Pero merece la pena saber que cosas perjudican nuestra salud.

Los dispositivos inalámbricos como teléfonos móviles, ordenadores portátiles y tabletas crean campos electromagnéticos (radiaciones no ionizantes) que, cuando se emiten en niveles suficientes, pueden calentar los tejidos biológicos, según varios estudios y que reconoce la propia Unión Europea (UE).

Por lo que de momento, exigen más precaución con el uso del wi-fi y las nuevas tecnologías, especialmente en espacios públicos, como escuelas y hospitales.

La implementación del Programa Escuela 2.0, cuyo objetivo era sustituir el libro por el portátil y extender el acceso a internet en los centros educativos en cuatro años a partir de 2009, motivó a algunos padres a crear la Plataforma escuelas sin wi-fi. Años después, viendo que no había presupuesto, la asociación decidió entonces centrar su actuación a nivel autonómico impartiendo cursos en escuelas donde informan del riesgo de contaminación electromagnética.

Para saber a que se enfrentan nuestros pezqueñines, la fundación Vivo Sano calcula que un niño escolarizado entre los 3 y 16 años pasará más de 10.000 horas recibiendo probablemente las radiaciones electromagnéticas procedentes de dispositivos sin hilos. Alfredo Suárez, director de la fundación y miembro de la Plataforma escuelas sin wi-fi, comenta que un niño que asista a uno de estos centros, si tiene el router al lado o está obligado a utilizar portátil, “no tiene más remedio que verse sometido a esas radiaciones”.

“Una red wi-fi o un portátil no supone ningún problema, sino un montón funcionando a la vez”, opina Joan Carles López, experto en Geobiología y radiaciones del hábitat. Recuerda que los aparatos inalámbricos, también se convierten en emisores de ondas electromagnéticas.

Si tenéis niños, no os preocupéis de momento, han realizado mediciones e indican que estan muy por debajo del límite establecido.

La exposición del cerebro al teléfono móvil, como lo utilizamos más cerca de la cabeza, es mucho más alta que la de un router wi-fi o un portátil. La exposición a las radiaciones del wifi es más elevada por el ordenador que por el router.

Han realizado estudios en diferentes países y no han detectado un aumento del riesgo de dos tipos de tumores -glioma y meningioma- con el uso del teléfono móvil a lo largo de un periodo superior a los 10 años. Sin embargo, se encontraron ciertos indicios de un aumento del riesgo de glioma en las personas con más horas acumuladas de uso del móvil.

Ahora bien, sabemos que hay riesgos, pero vamos a ponerle remedio con cabeza:

– Alejar el teléfono de la cabeza, hablar con el manos libres o mandar mensajes de texto contribuye a minimizar la exposición a las radiaciones.
– Colocar el punto de acceso wi-fi por lo menos a un metro de lugares donde las personas suelen permanecer por más tiempo, como camas, mesas, sofás o zonas de juegos.
– La transferencia de grandes archivos de datos o streaming multimedia sólo debe realizarse cuando la conexión establecida entre el dispositivo portátil y el punto de acceso en una habitación es de buena calidad para evitar retransmisiones, que conducen a los ciclos de trabajo más altos y las exposiciones más altas.
– Es aconsejable que los consumidores adopten el uso de equipos terminales que implementan protocolos de telecomunicaciones con control de potencia. Cuando estos están disponibles, por ejemplo, ECO DECT en lugar de DECT.
– En los lugares donde se usa una conexión Wi-Fi con frecuencia la cobertura debe ser lo suficientemente buena.
– Los puntos de acceso deben estar apagados cuando no estén en uso, porque, incluso cuando no se utiliza la conexión wi-fi, el aparato envía señales de baliza sobre cada 102 metros.
– En espacios públicos es preferible instalar una sola red Wi-fi que de cobertura a todos los equipos o volver al antiguo sistema de internet por cable.

Esperamos que sigáis estos consejos preventivos y que hagáis un uso razonable de estos dispositivos.

Cómo renovar tu sesión WiFi en tu iPad o iPhone

A continuación os vamos a explicar como renovar una sesión wifi en un iPad o iPhone:

      -Entramos en Ajustes – WiFi.
      -Encontraremos nuestra red inalámbrica. Pulsaremos sobre la flecha azul.
      -En la pantalla de configuración, deberemos tener activada la opción DHCP. Si bajamos por las opciones, veremos que la mayoría de las direcciones (IP, máscara, router y DNS) están rellenas automáticamente. Más abajo aparecer la opción de “Renovar concesión”.
      -Pulsando sobre esta opción y confirmando, el sistema dejará de mostrar las direcciones asignadas. Tras un pequeño diálogo entre nuestro dispositivo y el router de la red, aparecerá una nueva dirección IP asignada. El resto de las direcciones deberían de ser las mismas.

Esperamos que os haya sido de ayuda.

Recomendaciones para mejorar la seguridad de tu red WiFi

La recomendación más importante, es cambiar el protocolo de seguridad de tus routers a WPA2. Sigue las siguientes instrucciones para que nadie pueda hackear tus datos ni tus equipos instalados.

  1. Averiguar qué tipo de seguridad tiene el WiFi de casa

    Incluso cuando ponemos una contraseña, existen algunos métodos diferentes para hacer segura su red, y algunos son mejores que otros. Hay que comprobar qué tipo de seguridad tiene la red en su casa mirando la configuración WiFi. Es posible que su red no sea segura o que esté protegida con WEP, WPA o WPA2. WEP es el protocolo de seguridad inalámbrica más antiguo y es bastante débil. WPA es mejor que WEP, pero WPA2 es el mejor.

  2. Cambiar la configuración de seguridad de red a WPA2

    Si no tienes tu red protegida con WPA2, tendrás que acceder a la página de configuración del router para hacer el cambio. Puedes consultar el manual de usuario de tu router para encontrar la manera de acceder a esta página o buscar instrucciones en línea para su router específico. Cualquier dispositivo con la marca WiFi vendido desde 2006 debe tener soporte para WPA2. Si tienen un router que se fabricó antes, aconsejamos actualizar a un nuevo router que sí ofrezca WPA2. Es más seguro y puede ser mucho más rápido.

  3. Establecer una contraseña segura para tu red WiFi

    Para configurar tu red con WPA2 tendrás que crear una contraseña. Es importante elegir una contraseña única, con una larga combinación de números, letras y símbolos para que otros no puedan adivinarla fácilmente.

  4. Hacer que tu router sea seguro, para que nadie pueda cambiar la configuración

    El router tiene su propia contraseña, que no es la misma que usamos para proteger la red. Los routers vienen sin una contraseña y si la tienen, es una contraseña simple que viene por defecto, como 1234. Si no cambiáis la contraseña del router, podrían atacarte la red. En muchos routers se puede cambiar la contraseña desde la página de configuración del router. Esta contraseña sólo deben conocerla las personas de casa y tiene que ser distinta a la que se usa para conectarse a la red WiFi (como se describe en el paso 3).

Esperamos que os haya sido de ayuda esta información.

Como conectar nuestro iPad a la red wifi

Hoy en día, es muy importante conectar nuestras dispositivos a la red wifi si es que tenemos en casa o si vamos a un sitio público. Para poder conectar nuestro iPad a la red wifi tenemos que hacer los siguientes pasos:

1. Entrar en Ajustes. Después tocaremos sobre WiFi, que es la primera opción que vemos.

Captura

2. Activamos el WiFi en el botón virtual que aparece arriba. El iPad se pondrá a buscar redes inalámbricas. Tras unos segundos, te aparecerán sus nombres bajo “Selecciona una red“.

3. Pulsaremos sobre la red a la que queremos conectarnos. Si tiene un candado significa que necesitamos una contraseña para conectarnos.

Si no tiene candado, al pulsar sobre esa red intentará conectarse y a los pocos segundos si todo va bien se conectará a la red, apareciendo en la esquina superior izquierda del iPad el icono de WiFi.

Si por el contrario necesitas una contraseña, aparecerá un cuadro para que introduzcamos la contraseña.

En la mayoría de casos la contraseña de tu router está escrita bajo de él, en una pegatina. Si todo está correcto, se conectará a la red y aparecerá el icono de WiFi en la esquina superior izquierda del iPad.

Cuando estés correctamente conectado, un símbolo de stick aparecerá junto al nombre de la red, que se mostrará en azul.

Ahora que ya tenemos internet, podremos descargar aplicaciones y juegos para iPad en: http://www.iosonfire.com

A %d blogueros les gusta esto: