¿Sufres de nomofobia? Riesgos derivados del uso del móvil

La nomofobia es una enfermedad relacionada con tener miedo a perder o a estar sin el móvil. A continuación, vamos a detallar riesgos relacionados con el uso de estos dispositivos:

Oído

Escuchar música no nos va a dejar sordos. Pero si escuchamos la música con el volumen al máximo, las células que están dentro de nuestro oído pueden dañarse haciendo que perdamos audición.

Musculares

Dependiendo de como usamos nuestro dispositivo, sentimos dolor en los dedos y en las muñecas. Por lo que, el uso inadecuado puede provocar tendinitis.

Adicción

Te puedes dar cuenta de si tienes adicción fácilmente, llevas el móvil al baño, si te lo dejes en casa vuelves a por él, lo miras cada poco rato porque crees que ha sonado, etc. Son solo algunos casos para darnos cuenta de nuestra dependencia.

Radiación

Sabemos que los dispositivos electrónicos desprenden radiación que podrían causar cáncer. SI que provocan en según que casos dolor de cabeza, etc.

Síndrome vibración fantasma

Según un estudio publicado en la revista “Computers on human behavior”, nueve de cada diez jóvenes sufren el síndrome de vibración fantasma, sentir que el móvil vibra cuando no lo hace.

Abstinencia

Podríamos dejar de usarlo y según nuestro nivel de adición, podríamos sufrir ansiedad, inquietud y sensación de aislamiento.

Dolor de cuello

La cabeza pesa en promedio alrededor de 5kg, por lo que, según CNN Health, al mirar siempre para bajo hacia el móvil le añade presión extra en la columna provocando dolor en el cuello y los hombros.

Microbios

El móvil esta lleno de microbios, es más, nuestra mano pasa por muchos sitios y luego acabamos tocando el móvil. El medio estadounidense Wall Street Journal informó que en ocho dispositivos testeados de una oficina, se encontró bacterias coliformes en ellos. Por si no lo sabes, son bacterias del intestino, o sea, nuestros móviles están contaminados con caca.

Esperamos que os haya resultado útil esta información y que evites los riesgos indicados.

¿Por qué el Candy Crush crea adicción?

Seguramente ya hayáis jugado al Candy Crush Saga o juegos derivados y sabéis que son muy adictivos. Desde que Facebook lanzo el juego ya ha alcanzado más de 45 millones de jugadores en activo.

Las razones por lo que hace que el juego sea adictivo son que el juego sustenta en la memoria a corto plazo y en las tareas incompletas. Cuando un jugador pasa un nivel de Candy Crush Saga lo olvida, pero cuando pierde, tiene la urgente necesidad de solventarlo porque se le queda clavado en la cabeza. Es ahí donde se genera la adicción.

Esta teoría se conoce como el Efecto Zeigarnik. Este efecto fue descubierto a principios de siglo por la psicóloga Bluma Zeigarnik tras observar el comportamiento de los camareros. Estos podían recordar una gran cantidad de pedidos pendientes, sin embargo, una vez resueltos (servidos) los pedidos, los olvidaban. La psicóloga experimentó en el laboratorio con un grupo de voluntarios a los que proponía unos 20 retos mentales, de los cuales la mitad serían interrumpidos. Al finalizar el experimento, los voluntarios recordaban estas tareas con más claridad que las que habían resuelto satisfactoriamente.

Esta teoría demuestra el por qué los jugadores se hacen adictos a este juego. Al no terminar un nivel, no lo pueden olvidar y piensan en cómo superarlo, lo que les crea ansiedad que sólo pueden aliviar si vuelven a jugar, y, si no pueden, pueden padecer hasta síndrome de abstinencia.

Para descargar Candy Crush Saga para iOS: http://iosonfire.com/candy/search

Para descargar Candy Crush Saga para Android: http://androidonfire.com/candy/search

A %d blogueros les gusta esto: